SOFT SKILLS. La media naranja del proceso formativo - MFD formación
Ofrecemos asesoramiento y formación a empresas, administraciones públicas, organizaciones y emprendedores. Más de 20 años de experiencia en el sector, tenemos un equipo altamente cualificado para atender tus necesidades.
Formación para Empresas, Consultoría Integral de Formación, Cursos de formación para empresas, acciones formativas para empresas, Formación para Administraciones Publicas, Consultoría Integral de Formación, Cursos de formación para Administraciones Publicas, acciones formativas para Administraciones Publicas, Formación para Emprendedores, Consultoría Integral de Formación, Cursos de formación para Emprendedores, acciones formativas para Emprendedores,
18988
post-template-default,single,single-post,postid-18988,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

SOFT SKILLS. La media naranja del proceso formativo

SOFT SKILLS. La media naranja del proceso formativo

Las demandas técnicas de la sociedad de la información son cada vez mayores y más específicas. El acceso a los diferentes puestos laborales requiere de unas habilidades y competencias adquiridas generalmente a través de la formación académica y cuyo producto va acompañado de un título que acredita la posesión de tales habilidades y conocimientos. Este conjunto de habilidades y competencias son las denominadas “hard skills” o habilidades duras y son específicas de cada ámbito formativo. Hasta hace unos años estas eran las mejor consideradas y prácticamente contaban con el monopolio de todo currículum, sin embargo, en la última década, les han salido otras “blandas” pero fuertes competidoras: las “soft skills”.

Las soft skills o habilidades blandas, a pesar de que su por su engañoso nombre puedan parecer poco relevantes, constituyen la otra mitad indispensable del proceso formativo. Estas habilidades son aquellas relacionadas con la actitud, el desempeño a la hora de trabajar o la interpersonalidad. En definitiva, incluyen todas aquellas habilidades no técnicas que aportan un valor distinguido al trabajador o estudiante y que le permite desenvolverse con éxito en su labor.

Si bien el aprendizaje de las habilidades técnicas tiene una estructura de ciclo cerrado y de resultados objetivamente medibles mediante pruebas de nivel, de acceso o titulaciones y certificados, las soft skills requieren de más tiempo y puesta en práctica para su desarrollo. Además será mediante el ejercicio en la propia práctica laboral y formativa cuando podrán observarse. Esto no implica que no puedan ser aprendidas o trabajadas.

Estas son algunas de las denominadas habilidades blandas:

¿Por qué son importantes para la formación y el desempeño laboral?

Estas habilidades serán cruciales para el desarrollo formativo y el desempeño laboral, ya que intervienen de forma directa en los procesos de interacción social que se darán entre compañeros de formación, trabajadores y clientes en todas y cada una de las acciones que se realicen. Contribuyen así a la construcción de un ambiente de trabajo estable, de calidad y dan lugar a la creación de redes colaborativas que mejorarán la eficacia individual y grupal de las personas que formen parte de él.

¿En qué se traduce el dominio de estas habilidades?

  • En el caso del proceso formativo: mejor gestión de los aprendizajes, redes de cooperación y colaboración, mejora de las habilidades de transmisión de ideas, motivación, actitud positiva frente a nuevos retos y resiliencia.
  • En el caso del desarrollo laboral: mejor valoración por parte de los clientes, compatibilidad entre los diferentes perfiles de los compañeros de trabajo, incremento de efectividad y facturación de la empresa y consolidación de equipos de calidad.

En estos tiempos en los que la distancia personal se impone por seguridad estas habilidades se hacen aún más necesarias, especialmente en ámbitos de teletrabajo y formación a distancia. La falta de contacto interpersonal y las pantallas nos demandan un esfuerzo extra en habilidades comunicativas, organización del tiempo, la comunicación y la resolución creativa de imprevistos que puedan surgir durante una videollamada. Esta circunstancia puede convertirse en una oportunidad para desarrollar con más profundidad habilidades blandas con las que ya contamos o adquirir otras.

¿Se pueden aprender? ¿Cómo adquirirlas?

Aunque las soft-skills no sean evidenciables en forma de títulos o acreditaciones de la misma forma que lo son las habilidades técnicas sí lo son en la práctica y por ello se pueden trabajar mediante formación a través del coaching, master clases, talleres, cursos de corta duración, formación online e incluso simulación de contextos y situaciones a través de la realidad virtual.

Esperamos que esta pincelada acerca de las soft-skills haya activado tus ganas de mejorar las tuyas para seguir formándote en las habilidades del futuro.

No Comments

Post A Comment

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies